Familia y sucesiones

Familia y sucesiones

El Derecho de Familia está formado por  normas jurídicas que regulan las relaciones personales y patrimoniales de los miembros de ésta. Dichas normas tratan de solucionar o prevenir los conflictos que, con frecuencia, se suscitan entre los cónyuges o convivientes y entre estos y sus descendientes. En nuestro despacho somos expertos en derecho matrimonial para asesorarle de la mejor forma posible en los diferentes tipos de divorcios y reclamaciones de paternidad o filiación.

Por su parte, el Derecho de Sucesiones está integrado por un conjunto de normas que regulan la sucesión mortis causa, así como para solventar los conflictos que se suscitan entre los herederos como consecuencia de la transmisión y posterior reparto de los bienes y derechos del causante. Póngase en contacto con nosotros, podemos ayudarle.


Reclamaciones de paternidad y filiación

Estas reclamaciones entrañan una alta complejidad, siendo necesarias pruebas periciales para aclarar si realmente es hij@ del padre, en caso de las madres suele ser más claro. Normalmente viene ligado a una reclamación de herencia posterior donde también podemos ayudarle.

Derecho sucesorio

Estos procedimientos suelen ser delicados, pues en muchas ocasiones se litiga frente a familiares directos con los que, hasta el momento de la herencia, se tiene buena relación. Somos expertos en la materia e intentaremos encontrar la solución más eficaz y económica a cada caso; pues el interés del cliente no sólo es alcanzar la fórmula más adecuada para resolver el conflicto sucesorio, sino que, además, dicha solución sea la más favorable desde el punto de vista tributario.

Separaciones y divorcios

En estos procedimientos hay que actuar con mucho tacto, sobre todo cuando existen hijos menores. Buscaremos la mejor situación para nuestro cliente bien sea un divorcio contencioso o de mutuo acuerdo para evitar las pérdidas patrimoniales que la disolución pueda conllevar.

Guarda y custodia

Si su pareja de hecho se rompe y tiene hijos, tiene los mismos derechos sobre ellos que en caso de una pareja matrimonial. En casos de matrimonos el caso no genera dudas. Hay que buscar la situación más favorable para el menor y con nosotro la encontrará pudiendo realizarse de mutuo acuerdo o de forma contenciosa al igual que el propio divorcio.